lunes, 13 de febrero de 2012

¿CUÁLES SON LOS RIESGOS Y BENEFECIOS DE LOS LÍPIDOS EN EL ORGANISMO?



Los lípidos son un conjunto de moléculas orgánicas compuestas principalmente por carbono y oxígeno  aunque también pueden contener fódforo, azufre, nitrógeno, En el uso coloquial, a los lípidos se les llama incorrectamente grasas, ya que las grasas son sólo un tipo de lípidos procedentes de animales. Los lípidos cumplen funciones diversas en los organismos vivientes. Los Lípidos también funcionan para el desarrollo del cerebro, el metabolismo y el crecimiento.
1. Los lípidos proporcionan ácidos grasos esenciales, donde el más importante es el ácido linoleico que participa en el crecimiento y desarrollo infantil.
2. Los ácidos grasos participan en la regulación y control de la presión arterial, la coagulación de la sangre y la inflamación de los tejidos del cuerpo.
3. Los lípidos ayudan al cuerpo a transportar y digerir las vitaminas A, D, E y K por lo tanto son fundamentales en la alimentación.
EXCESO:
Cuando las consumimos en exceso, se acumulan en el tejido adiposo y además en la sangre trayendo consigo problemas de colesterol y triglicéridos altos en sangre, representando un alto riesgo para padecer enfermedades del corazón, incrementando las probabilidades de sufrir infartos y ateroesclerosis. Las grasas saturadas son las responsables de estas enfermedades, y son las grasas de origen animal, como el tocino, la manteca, la grasa de la carne, etc. Aunque las grasa insaturadas (aceites vegetales) son mejores para proteger al corazón, no debemos confiarnos ya que al ser expuestas al calor estas se convierten en grasas saturadas.

ACEITE DE OLIVA: GRASA VEGETAL MUY IMPORTANTE
 
El aceite de oliva es el zumo de la aceituna extraído de forma mecánica a temperatura ambiente, de tal manera que no sufre alteraciones por el calor ni por procedimientos químicos.
El “aceite de oliva virgen”, es totalmente natural hecho de sólo zumo de aceituna, no pierde sabor, aroma, ni nutrientes y es el de mejor calidad. Lo reconocemos cuando encontramos en el etiquetado el nombre de “extra virgen” y la indicación que contiene el 1% de ácidos grasos libres.
El aceite prensado con más de 1% de ácidos libres se denomina lampante o aceite puro de oliva, que también es bueno. Existen en el mercado variedades de aceite de oliva, con agregado de hierbas, aromatizado o saborizado con otros productos, para fines culinarios.  
¿Qué contiene el aceite de oliva?
Su importancia radica en ser una fuente de grasa de las que llamamos de buena calidad, porque está compuesto en un 75% de acido oleico, una grasa no saturada a la cual se le atribuye  propiedades benéficas para nuestra salud. Contiene una parte insaponificable hecho de clorofila, carotenoides, vitamina E, fitoesteroles y otra grasa como los fosfolípidos. Estos compuestos le confieren al aceite de oliva la capacidad antioxidante, de tal manera que protege nuestro cuerpo de la permanente oxidación a la que estamos expuestos.  
¿Cuáles son los beneficios en nuestra salud?
A nivel digestivo: limita la salida del jugo gástrico lo cual beneficia a los pacientes con gastritis, por otro lado aumenta la secreción de bilis que, al estar formada de colesterol, favorece la eliminación de esta grasa. Además favorece el trabajo pancreático durante la digestión.
Efectos cardiovasculares: reduce el colesterol LDL (colesterol malo) y disminuye la posibilidad de oxidación del mismo, puede incrementar el colesterol HDL (colesterol bueno), esta capacidad se potencia cuando se agrega a la dieta una fuente de omega 3 (pescado, ajonjolí, soya, linaza, algas etc.). Es apropiado para los pacientes hipertensos, facilita la vasodilatación  y antiagregación plaquetaria.  
¿Cómo debemos consumir el aceite de oliva?
La mejor forma es directo de la botella sobre las ensaladas, de esta forma aprovechamos todos sus nutrientes ya que no sufren ninguna transformación. Para las personas estreñidas, consumir 3 cucharadas al día, es aconsejado ya que tiene un efecto lubricante en la mucosa intestinal, de tal manera que facilita la evacuación. En algunos países como en España es utilizado durante la cocción de los alimentos, por ser uno de los más resistentes al calor. Sin embargo, si no se toma el debido cuidado, el aceite se oxida y se transforma en una fuente de radicales libres que hacen mucho daño a la salud. 

El consumo de lípidos debe ser medido, dependiendo también de la edad, estilo de vida, actividad, etc , ya que un exceso puede ser perjudicial para la salud. Te lo recomienda Rogrisalud “tu clínica de nutrición”

1 comentario: